Los tres Sistemas de Energía en Natacion (tomado del libro La natacion sin secretos, ver aqui)

El ATP (energia inmediata lista para ser consumida a alta velocidad por el musculo en los primeros 0-12 segs) existe para que el organismo vivo convierta su energía química en movimiento. Cuanto más ATP tenga almacenado el músculo, más energía para movernos disponemos. Pero las reservas de almacenamiento son limitadas, y los sistemas vivientes tenían que moverse a veces no solo rápido durante unos pocos segundos sino durante períodos de tiempo más largos, incluso a veces extremadamente prolongados.

Así, surgieron tres sistemas de energía. Uno para super velocidades de corta duración, como el guepardo o el impala, otro para velocidades lentas pero de gran duración como el lobo y de ellos derivó un sistema intermedio, que es ligeramente más lento que el primer sistema pero mantiene la velocidad alta durante mucho más tiempo. Hay animales con preponderancia del primero, otros del segundo y otros del tercero. Y hay animales que poseen casi en igual medida los tres sistemas de energía. Este es el caso de los humanos.

Nosotros como especie usamos los tres sistemas de energía para movernos, también llamados el Sistema Anaeróbico Aláctico, el Sistema Anaeróbico Láctico y el Sistema Aeróbico. Esto es debido a nuestra versátil adaptabilidad a diferentes entornos. No tenemos la rapidez de salto de un gato ni la resistencia de un lobo, pero poseemos los tres sistemas y los usamos en dependencia de la necesidad.

Cada sistema tiene, si se quiere ver de ese modo, el combustible necesario, adaptado a las necesidades del animal.

El Primer Sistema requiere de contracción rápida y energía disponible de inmediato. Por ello se almacena ATP en el músculo para su uso casi instantáneo. Cuando se acaba el ATP se usa la creatina fosfato (CP), que restaura nuevamente el ATP de forma rápida. Esto requiere dos pasos, el desdoblamiento del CP en creatina y fosfato y la unión del fosfato libre con el ADP al que le faltaba un fosfato para formar nuevamente el ATP. La cantidad de CP también es limitada y el sistema entra en bancarrota luego de los 4 – 6 segundos. Es entonces que entra en juego el Segundo Sistema de Energía.

El Segundo Sistema usa otro “combustible”, los carbohidratos. Estos son azúcares simples que suplen de energía todas las funciones del cuerpo, incluyendo el pensamiento y el ejercicio. De ellos, la glucosa es un azúcar simple usado específicamente para el reciclaje del ATP. Los alimentos que contienen azúcares simples son reducidos a glucosa durante el proceso digestivo. Luego de entrar en el flujo sanguíneo, y usadas como energía o almacenadas para usarla más tarde. La forma de almacenar la glucosa se denomina glucógeno. El cuerpo almacena glucógeno de dos maneras, en los músculos y en el hígado. El glucógeno del músculo se convierte, a través de una serie de reacciones químicas, en ATP nuevamente disponible. El proceso no es inmediato, por lo que el músculo debe disminuir su velocidad de contracción por no contar con ATP disponible para mantener la velocidad del Primer Sistema de Energía. Al acabarse el glucógeno, cuyas reservas también son limitadas, comienza a funcionar el Tercer Sistema de Energía. La velocidad cae abruptamente pero el ser vivo aún puede moverse,alejándose del peligro.

El Tercer Sistema es el último recurso del animal. Es necesario entonces un combustible de larga duración, un combustible que pueda ser guardado en grandes cantidades. Esta es la grasa. Es un proceso muy eficiente. Una molécula de grasa puede resintetizar 457 moléculas de ATP, mientras una molécula de glucosa solo 36 de ATP. (Ernest Maglischo, Swimming Fastest) Es por esto que nos cuesta tanto bajar de peso. Desgraciadamente, el proceso necesita oxígeno y la energía se libera lentamente (casi dos veces más lento que el anterior con glucosa) lo que provoca que la velocidad disminuya sensiblemente en comparación con los niveles anteriores. A cambio, puede mantener esa nueva velocidad mucho, mucho tiempo. Las reservas de grasa en el organismo vivo son prácticamente inagotables y constantemente las
estamos rellenando, nos guste o no.

Anteriormente mencionamos que los tres niveles se denominan también Sistema Anaeróbico Aláctico, el Sistema Anaeróbico Láctico y el Sistema Aeróbico ¿Por qué se usan estos nombres y qué importancia tiene para la Natación? Los nombres se derivan de cómo el cuerpo utiliza esa energía.

El Primer Sistema es usado por el cuerpo durante aproximadamente 5 – 6 segundos y para su funcionamiento no es necesario consumir oxígeno. El músculo funciona muy eficientemente, utilizando directamente el ATP y el CP. Por eso se le denomina Sistema Anaeróbico Aláctico (sin necesidad de oxígeno). ¿Y por qué aláctico? Porque casi no libera lactato, en comparación con el Segundo Sistema.

El Segundo Sistema utiliza el glucógeno muscular. Desgraciadamente, libera otra sustancia, el lactato, que cuando llega a cierta cantidad, bloquea la contracción del músculo impidiendo que la orden de contracción impartida desde el cerebro llegue hasta él. Igualmente que en el caso anterior, el proceso ocurre sin necesidad de oxígeno. A pesar de que nos moleste, específicamente en Natación, que se bloqueen las contracciones, es un mecanismo de defensa para el músculo, protegiéndolo de contracciones demasiado frecuentes. El Segundo Sistema es sin oxígeno pero libera lactato. Por ello se llama Anaeróbico Láctico. La duración, antes de colapsar sus reservas, es de aproximadamente de veinte segundos hasta un minuto y medio aproximadamente.

El Tercer Sistema no tiene problemas con las reservas de energía. Es el Aeróbico. Aquí, como se comentó, la grasa se convierte en glucógeno y este en ATP. La velocidad cae bastante pero a cambio, podemos usar nuestras reservas energéticas por un tiempo prácticamente ilimitado.

El sistema funciona bien pero es necesario para la reacción química el uso de oxígeno en el proceso. De ahí el nombre de Sistema Aeróbico.
Para la Natación todo lo anterior tiene enorme importancia. En pruebas de 50, 100 y 200 metros resulta obvio que funciona primordialmente el Sistema Anaeróbico. En pruebas más largas predomina el Aeróbico. Decimos predomina y no domina pues nunca ninguno de los sistemas trabaja aislado. Desde que nos ponemos en movimiento, sea rápido o lento, los tres sistemas funcionan.

A continuación les dejamos una tabla indicando en cada prueba cómo funcionan cada uno de los sistemas: (Tomado de Ernest Maglischo, Swimming Fastest)
Tabla 1. Contribución relativa de cada nivel de Energía para nadadores de distancias medias. (Ver Tabla 2)

sistemas de energia en natacion

El conocimiento de los Sistemas de Energía permite comprender mucho mejor cómo y por qué se entrenan los nadadores tomando como base la resistencia. De ellos se derivan las diferentes denominaciones de Resistencia E1, Resistencia E2, Resistencia E3 o Sistemas SP1, SP2 y SP3, importantísimas para el entrenamiento en Natación.

Los Sistemas de Energía, unidos con los tipos de fibras musculares del organismo humano, son la base de la comprensión de la planificación del entrenamiento en Natación. Sin conocer esto se planifica el entrenamiento a ciegas.

Todo esto y mucho mas en el libro La natacion sin secretos, click aqui

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.