La Física aplicada a la natación (1)

La Natación, como todo deporte moderno necesita en la medida de lo posible, de cálculos adecuados. Decía un famoso científico que cualquier sistema de conocimientos que no pueda ser cuantificable, bien poco aún conocemos de él. Y realmente la natación dista mucho de ser un trabajo matemáticamente exacto donde cada nadador tenga su programa altamente personalizado y eficaz. Lo ideal sería que cada persona pueda contar con un programa de entrenamiento acorde a sus características para obtener los máximos beneficios. Esto sucede porque aún son muchas las variables que intervienen en el fenómeno de nadar. Pero hay noticias agradables

Actualmente el enorme boom que han tenido muchos países en este deporte ha sido fundamentalmente por los estudios realizados en las últimas décadas, que han permitido cuantificar distintos métodos de entrenamiento, estilos eficaces y un conocimiento mayor de las causas por las que un nadador avanza.

Una de ellas ha sido entender la forma en que un nadador puede incrementar su velocidad de nado. Muchas veces escucho preguntas del tipo: Cómo hago para bajar mi tiempo en el estilo libre? Esto lo escucho no solo a mis nadadores, sino en foros de diferentes sitios web e incluso a personas que son entrenadores de natación.

No importa el estilo, todo se reduce a dos factores, frecuencia de brazada y longitud de brazada

La velocidad se escribe como:

v = distancia/tiempo

para cualquier cuerpo que se mueva en el medio que sea, incluyendo al nadador.

La frecuencia de brazada es la cantidad de brazadas que realiza el nadador en la unidad de tiempo, ya sea en un segundo o en un minuto. El método usual es contar la cantidad de brazadas que realiza un nadador en un tiempo dado. Tomemos por caso el siguiente vídeo:

Aqui Phelps salta, y comenzamos a contar las brazadas y el tiempo. Comenzamos justo cuando termina la posición de flecha, la izquierda es arrastrada hacia atrás y entra en el agua. Justo en ese momento echamos a andar el cronometro. Contamos entonces una entrada de la derecha (no contamos la izquierda pues es el comienzo) otra de la izxquierda, así hasta contar 11 brazadas ( menos) y detenemos el cronometro. En esta caso Phelps realizó 11 brazadas en 9.56 segundos. Para tener una aproximación más exacta podemos repetirlo varias veces y hallar un promedio.

La cantidad de brazadas por segundo es : (11 brazadas)/(9.56 segundos) = 1,15 brazadas por segundo. Esta es su frecuencia de brazada.

Si deseamos encontrar la distancia recorrida por brazada, entonces tomamos una distancia dada, digamos de bandera a bandera, o una distancia por fuera que ya habremos medido. Se cuentan las brazadas del nadador al recorrer esa distancia y se divide:

Cantidad de distancia recorrida por brazada es: Distancia recorrida/ Cantidad de brazada

De la fórmula de velocidad v= distancia / tiempo podemos ver fácilmente que se puede escribir en función de los términos anteriores:

v = distancia/ tiempo = d/t = (Cantidad brazadas/tiempo) (Distancia Recorrida/Cantidad de brazadas) =(frecuencia de brazada)(eficacia de brazada)

resultando al final que se puede expresar la velocidad del nadador en función no ya de la distancia y el tiempo, sino de la cantidad de brazadas realizadas (frecuencia de brazada) y de la distancia por brazada (eficacia de brazada)

Un aumento de cada uno de ellos, ya sea juntos o independientes, provocará un aumento de la velocidad del nadador. Esta es la causa por la que nadadores grandes tienen mayor velocidad que otros mucho más pequeños. Uno de menor tamaÑo tendrá que aumentar su frecuencia de brazada si posee igual o menor eficacia de brazada que uno de mayor tamaño.

Cuando el nadador hace pesas aumentala fuerza muscular y aumenta la eficacia de brazada o distancia recorrida por brazada pues el músculo es más fuerte y puede despalzar más agua de forma más efectiva.

Cuando el nadador es débil su frecuencia de brazadas es alta, tratando de mantener una velocidad alta con el incremento de la cantidad de brazadas por segundo.

Si deseamos que un nadador baje su tiempo, aumentando su velocidad de nado debemos intensificar estos dos factores.

Recuerdo a uno de mis nadadores con una excelente longitud de brazada pero no podía lograr 11 segundos en 25 metros. Lo animé a incrementar su frecuencia de brazada e inmediatamente bajó a 11.

A veces es al revés. Se debe incentivar al nadador a que aumente su longitud de brazada. Por experiencia he visto que esto es más dificil. Decirle a un nadador que aumente su frecuencia de brazada y sentir que se incrementa su velocidad es sencillo. Decirle que aumente la longitud de la brazada y lograr rápidamente que su tiempo baje, no se podrá. En realidad, lo que sucede es que su tiempo aumenta. Pero cuando lo haga de manera efectiva, su tiempo mejorará ostensiblemente.

Un ejercicio conocido para aumentar la eficacia de brazada es comenzar con trabajos sobre los 50 metros. podemos decirle que haga 10×50. Revisamos en el primero el tiempo y la cantidad de brazadas. Luego lo animamos a que disminuya una brazada pero se mantenga el mismo tiempo. Cuando disminuya una o dos brazadas, se anima a que baje ahora el tiempo pero manteniendo la cantidad de brazadas.

A veces se piensa que todos los nadadores deben disminuir la cantidad de brazadas y se incita a todo el grupo a trabajar en la eficacia o en el frecuencia cuando muchas veces sucede que algunos de ellos lo que necesitan es el ejercicio contrario al que están haciendo.

El entrenador debe ser capaz de analizar a cada uno de sus nadadores y entender cuál tipo de trabajo necesita cada uno.

Y cual es a cantidad de brazadas o la frecuencia de brazadas óptima? Es una pregunta que a cada rato me formulan. Depende del nadador y el entrenador debe ser capaz de analizar si se debe aumentar la eficacia o la frecuencia. Pero un buen patrón puede ser analizar a los nadadores exitosos. Por ejemplo, si tenemos a un nadador que ocupa el tercer lugar en los 100 metros espalda con un tiempo de 1.02 minutos y el que lo vence, con un tiempo de 1.01 minutos tiene igual longitud de brazada, pero una frecuencia mayor, resulta obvio que nuestro nadador debería incrementar su frecuencia de brazada.

Aun así, se podría analizar y tratar de ver si la solución podría estar en un aumento de eficacia, aumentando la potencia muscular dle nadador. Casi siempre es más recomendable aumentar la eficacia de brazada que la frecuencia, aunque teóricamente hablando, como se mencionó antes, la velocidad del nadador depende de los dos factores.

Otro factor a tener en cuenta puedeser que nadadores de igual tamaño deberían tener una eficacia de brazada similar.

Ver detalles completos en el curso “La natacion sin secretos”. Eficacia de brazada, ritmo de nado, tipos de entrenamiento, ejemplos de entrenamientos de grandes nadadores.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

4 Responses

  1. Joseline

    esto deberian leer los otros profesores que cuando enzeñan,dicen pura tonteria y se inventan un sustento logico absurdo. O peor aun los profesores que dicen saberlo pero no lo aplican. Eso que es ¿envidia con sus alumnos?¿o miedo al cambio? prefieren seguir con sus explicaciones tontas y trilladas, en vez de experimentar y unirse al cambio o mejor aun HACER EL CAMBIO!

    Reply
  2. yoval

    excelente aplicación de la ciencia, en este caso a la natación. un sencillo estudio con base en la física que aporta claridad.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.